En medio de protestas, la MUD busca definir su dirección y sus voceros

En medio de protestas, la MUD busca definir su dirección y sus voceros

Primero Justicia y Voluntad Popular han acaparado el protagonismo en esta nueva etapa de protestas, lo que ha generado algunas críticas en el seno de la alianza. A tres meses de concretarse la última re-estructuración de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), algunos partidos ya promueven otra re-composición para fortalecer la conducción política y la vocería de la alianza.

La modificación anunciada en febrero eliminó la figura de la secretaría ejecutiva, hasta ese momento en manos de Jesús “Chúo” Torrealba, y creó una coordinación operativa, asumida por José Luis Cartaya, y tres equipos de apoyo en las áreas política (Ángel Oropeza), técnica (Roberto Picón) y social (Tinedo Guía y Alfredo Padilla).

El funcionamiento de este esquema no ha complacido a todos los miembros de la coalición. Tratando de recoger las inquietudes de los descontentos, Un Nuevo Tiempo (UNT) ha planteado la hipótesis de revivir el cargo de secretario ejecutivo para apuntalar el diálogo interno y mejorar la política comunicacional de la plataforma opositora.

A consecuencia de la reforma de febrero, la vocería es “rotativa” entre las distintas formaciones políticas. Sin embargo, especialmente desde el inicio de las protestas en abril, Primero Justicia (PJ) y Voluntad Popular (VP) han acaparado el protagonismo en la transmisión de los mensajes. Esta situación ha generado ruido en el seno de la alianza.

Los acuerdos entre los “jefes” de la coalición se producen según las circunstancias. En algún momento se habló del pacto del “huevo frito” entre los amarillos de PJ y Acción Democrática (AD) para controlar las postulaciones a las parlamentarias de 2015. Luego, se hicieron notorias las coincidencias entre VP y AD, que facilitaron el ascenso del secretario general de los blancos, Henry Ramos Allup, a la presidencia del Poder Legislativo. Hoy todos dicen coincidir en la calle, aunque con sus matices.

En 2016, los partidos admitían que había sido un error que la dirección de la Asamblea Nacional desplazara y tomara el lugar de la MUD. Unos creen que esa falla se está corrigiendo, pero otros advierten que continúan golpeándose con la misma piedra. Los críticos destacan la confusión que desató la propuesta de referendo popular sobre la Constituyente que se aprobó en la sesión legislativa del 23 de mayo, cuya exposición ante el país no se habría ajustado a lo discutido y definido internamente.

Sin dudas

El gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles Radonski, alertó que “traidores” dentro de la oposición sopesaban la posibilidad de participar en la Constituyente activada por el presidente Nicolás Maduro. “Eso sería avalar un fraude al pueblo venezolano, avalar un fraude a la Constitución”, señaló Capriles Radonski.

Lanzada la denuncia y para contrarrestar los rumores que ya se esparcían como la pólvora en las redes sociales, UNT publicó en Twitter: “Nuestro partido acompaña al pueblo en su rechazo a una falsa Constituyente que no resuelve los problemas de los venezolanos”.

Consultado sobre este punto, un representante del partido zuliano aclaró que solo evaluaron los escenarios que enfrentaría la oposición bajo las condiciones electorales que impuso Maduro. En medio de ese análisis, revisaron un informe del economista Francisco Rodríguez, director de la firma Torino, del 8 de mayo – el Presidente publicó las bases comiciales el 23 de mayo – que planteaba distintas fórmulas para medir las opciones que tendría la MUD en esta contienda.

Al final, todos los integrantes de la coalición firmaron una carta este 31 de mayo mediante la cual subrayan que “cualquier participación” en el proceso Constituyente “es un acto de complicidad con el fraude a la Constitución”.

PEDRO PABLO PEÑALOZA  
Twitter: @pppenaloza
Fuente: El Estimulo 

Compartir

0 comentarios: