Ing. Justo Rojas: Un sepulturero llamado Nicolás Maduro

Un sepulturero llamado Nicolás Maduro

Con la actual situación que vive nuestro amado país, hay que aportar y hacer el llamado a la terrible situación económica, social, pero más grave aún institucional que está lacerando y sepultando la democracia de esa patria bonita que soñamos todos los que acompañamos al Presidente Chávez, y que hoy en esta triste hora menguada, sus hijos de la vida la están enterrando.

Pensar que se hubiese utilizado al Tribunal Supremo de Justicia como brazo de anulación del sentido democrático expresado en las urnas a través del voto en las parlamentarias del 2015, es sencillamente una barbaridad, mas si recordamos que el elemento electoral fue la bandera de la Revolución Bolivariana, y que siempre era pacífica y democrática, porque el pueblo con el voto legitimaba o retrocedía lo que no le parecía, ejemplo la reforma constitucional que el mismo presidente Chávez acepto los resultados adversos del referéndum que la abolió.

Hoy la protesta se ha convertido en un camino magnifico, para que en cada una de ellas termine en un saldo lamentable de luto en los jóvenes y adultos que tristemente han perdido su vida, tanto en un bando como en  el otro, con la diferencia que hoy el puño de hierro del gobierno nacional hace que la información de un grupo no salga y la que es del oficialismo si salga y se propague.

Las repúblicas se construyen con el fomento de la institucionalidad que se robustecen con el tiempo, y con la dedicación de hacer madurar todos los deberes y derechos  que de la Constitución hacen un verdadero pacto social y debe transformarse en el libro de vida para los republicanos, los ciudadanos,  el pueblo organizado, en fin los que vivimos en esta patria. Tenemos el deber todos los venezolanos de cristalizar la nueva democracia la Participativa y Protagónica, el inmenso liderazgo de Chávez la hizo realidad en nuestra carta magna, hoy el actual presidente es una de las figuras más grises de nuestra historia, anti Democrático, y charlatán , pretende enterrarla bajo subterfugios que no están reflejados en ella, ¿seremos tan ingenuos de dejárnosla quitar?.

Soy de los que creo que lo mejor que la Revolución Bolivariana le ha dejado a nuestra República es la actual Constitución, y dejar que una figura nefasta, con sueños de reencarnación del Stalin Soviético, ahora caribeño, nos venga a robar el país que esta dibujado en sus artículos es el acto de cobardía que ni Dios, ni la historia, ni Chávez no los perdonaran nunca. No al Sepulturero de la República.

Ing. justo Rojas

Compartir

0 comentarios: