Nilmary Boscan: La seguridad ciudadana está fracturada

Nilmary Boscan: La seguridad ciudadana está fracturada

La seguridad de los Ciudadanos  está bajo el resguardo de los órganos policiales,  en sus distintas categorías. Son los entes encargados de prevenir  y combatir la delincuencia y se encuentran adscritos al sistema judicial.
El perfil del funcionario policial debe ajustarse a principios y valores como: Vocación de servicio,  honestidad y lealtad. Todo aspirante debe ser minuciosamente evaluado por un equipo multidisciplinario compuesto por psiquiatras,  psicólogos y trabajadores sociales que puedan determinar mediante diversas pruebas,  si realmente puede desempeñar un cargo policial,  todo este estudio de la persona debe basarse en su conducta,  aptitudes,  actitudes y condiciones socio económicas,  entre otros factores.  El Estado,  debe exigir entre otros requisitos de admisión, que la persona goce de una preparación académica adecuada. 
La imagen de respeto y admiración hacia los cuerpos de seguridad,  se ha perdido con el tiempo,  porque algunos funcionarios han desviado el sentido de su carrera,  participando muchas veces en hechos punibles y actos de corrupción.
Cada día,  son más los casos de abusos policiales en contra del ciudadano común,  donde la frase célebre es  “cuanto hay para eso”. Otra atrocidad que se comete en los destacamentos está referida a las detenciones de ciudadanos inmersos en hechos punibles,  donde solo basta cancelar cuantiosas sumas de dinero para ser liberados sin imputación alguna ya que el caso nunca llega a ser conocido por el Ministerio público ni por los Tribunales Penales,  en consecuencia,  el delincuente cancela su salida y sigue en la calle,  cometiendo fechorías en contra de los Ciudadanos. Estos actos de corrupción son  inadmisibles y todo funcionario que se preste para esto y otras graves situaciones  debe ser procesado penalmente,  porque esta actuando en contra de sus funciones y de la seguridad de un país.  
Es urgente depurar a los órganos policiales,  de nuestro país,  el Estado debe ser más estricto con  relación a los requisitos de selección e ingreso, los cuales no deben basarse en el desempleo, la política,  la corrupción o la “palanca”.

Por otra parte,  el Estado debe garantizar,  sueldos y beneficios socioeconómicos a los funcionarios policiales,  que incluya seguros de vida para si mismo y su familia.  Es indispensable,  equilibrar estos ingresos a la labor que cumplen a diario,  en donde está expuesta su vida,  para resguardar la de otros.  Los bomberos y los policías deben ser los funcionarios mejor pagados de un país,  porque en sus manos esta la seguridad de los Ciudadanos a costa de su propia integridad física. 

Es posible reducir  los niveles de corrupción policial,  con un estricto modelo de selección e ingreso de los funcionarios,  preparación constante y mejoras socioeconómicas. 
Venezuela está urgida de hombres y mujeres ejemplares, humanitarias,  preparados,  con sentido de pertenencia,  justicia y vocación de servicio que estén dispuestos a ejercer fielmente su cometido,  de mantener la paz y la seguridad de todos los venezolanos. De seguro todavía existen muchos funcionarios honestos y admirables en nuestro país , que desean un mejor modelo policial.
Abg. Nilmary Boscan Maldonado

Compartir

0 comentarios: