4 incógnitas que deja el ataque desde helicóptero al TSJ

4 incógnitas que deja el ataque desde helicóptero al TSJ

“Tengan la seguridad de que más temprano que tarde vamos a capturar el helicóptero y a los que han hecho este ataque terrorista armado contra las instituciones del país”, prometió el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Pero, por el momento, el paradero de la aeronave y los hombres que el martes dispararon y lanzaron granadas contra las sedes del Ministerio del Interior y el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela sigue siendo desconocido.

Evidencias

Algunos videos difundidos por Twitter parecen mostrar al helicóptero aterrizando, después del ataque, sobre unos edificios en La Trinidad, una zona del suroeste de Caracas.

Pero después de eso no se ha sabido nada más de la aeronave, un Airbus Bolkow Bo-105 perteneciente al CICPC, el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas de la policía venezolana.

Y el lugar de su escondite, y el de sus tripulantes, no es ni mucho menos la única incógnita sin resolver vinculada al inesperado ataque.

Implicados

Según el gobierno venezolano, el helicóptero fue hurtado de la base aérea Generalísimo Francisco de Miranda “por un sujeto de nombre Óscar Alberto Pérez, quien para cometer los atentados se valió de su condición de inspector adscrito a la división de transporte aéreo del CICPC”.

Y el ministro de Comunicación, Enrique Villegas, también dijo que el inspector Pérez estaba siendo investigado “por sus vínculos” con la CIA y la embajada de EE.UU. en Caracas.

En un video publicado en su cuenta de Instagram, sin embargo, Pérez afirma que él y sus compañeros son “una coalición entre funcionarios militares, policiales y civiles en la búsqueda del equilibrio y en contra de este Gobierno transitorio criminal”.

“No pertenecemos ni tenemos tendencia político partidista, somos nacionalistas, patriotas e institucionalistas”, afirma también el inspector del CICPC, quien en el video aparece flanqueado por dos hombres armados con el rostro cubierto.

Pero la identidad, y número total de los implicados en el complot, es una de las primeras cosas que tendrían que tratar de determinar las autoridades.

Qué tanto apoyo tuvo (y tiene) el inspector Pérez

Por el momento no hay nada que sugiera que los implicados en lo que Pérez describió como “un despliegue aéreo y terrestre” para “devolver el poder al pueblo democrático” sean más de un puñado.

Y en las redes sociales muchos venezolanos incluso barajan la posibilidad de que el ataque fuera organizado por el propio gobierno para justificar una mayor represión y distraer a la opinión pública.

Diversas Versiones

“No tenemos conocimiento del caso. Hay gente que dice que es un peine (un montaje), gente que dice que es una situación real”, dijo este miércoles el presidente de la Asamblea Nacional, el opositor Julio Borges.

“Así, de repente, llegó la justificación a la militarización de Caracas e inclusive a mayor represión, como si la ejercida hasta ahora no hubiese sido suficiente”, escribió por su parte la columnista de Tal Cual Naky Soto Parra.

El hecho de que un helicóptero pudiera atacar impunemente la sede de dos instituciones del Estado en plena capital y luego desvanecerse sin dejar rastro, en lugar de ser derribado, es uno de los elementos que hace sospechar a muchos.

Aunque, para otros, esto también podría sugerir un apoyo mayor de lo que sugiere la naturaleza aparentemente improvisada del ataque.


Compartir

0 comentarios: