Nilmary Boscan: “Abogados; Héroes y Heroínas que luchan por la Justicia”

Nilmary Boscan: “Abogados; Héroes y Heroínas que luchan por la Justicia”

El derecho es una profesión loable por la entrega del abogado para resolver los asuntos de otro,  cuidando los intereses de su cliente,  como si fueran propios. Defender hasta las últimas instancias los asuntos que le son encomendados,  empleando como herramienta principal la ley,  además de los conocimientos y la experiencia que se adquiere a través del ejercicio.

El vocablo abogado deriva del latín advocātus, que significa “el que viene en auxilio”. Hombres y mujeres inspirados por el sentido de la justicia con un objetivo sublime,  el respeto de los derechos del ser humano, para así alcanzar el equilibrio de la convivencia humana.

En Venezuela, el Día del Abogado coincide con la celebración del nacimiento de Cristóbal Mendoza quien fue abogado y primer presidente de Venezuela. Posteriormente en el año en 1972, el Dr. Rafael Caldera durante su primer período presidencial lo decreta como “Día Nacional del Abogado” por petición de la Federación de Colegios de Abogados.

El derecho tiene como meta principal la justicia,  dentro de las bases de la equidad, la verdad y la imparcialidad,  pues como decía Justiniano “La justicia es la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno su derecho”.  El abogado debe tener virtudes como la responsabilidad, el conocimiento,  la humildad,  la perseverancia,  la honestidad,  el respeto,  la integridad y la ética para alcanzar sus fines.

El mejor  abogado no es el que mas “grita”, al contrario es el que  con su pericia y prudencia puede hacer entender sus argumentos de forma clara y convincente por sus buenos argumentos y excelente desempeño, evitando conflictos y buscando la satisfacción para su cliente dentro del marco legal.  El profesional del derecho debe tener como norte el respeto hacia sus colegas, clientes y órganos de justicia.

El abogado es un profesional multidisciplinario porque el ejercicio le exige conocimientos en diversas disciplinas  convirtiéndolo  en un experto integral y completo. Entre los ejemplos comunes está el abogado que durante un proceso de divorcio debe convertirse en psicoterapeuta para ayudar emocionalmente a su cliente o en los casos de materia laboral,  en matemático para poder calcular todos los haberes que le corresponden a un trabajador o  también puede ser investigador cuando le compete un caso de índole penal.

La abogacía es una profesión loable porque tiene fines supremos y humanos,  sin embargo hay unos pocos que por su mal proceder en el ejercicio de sus funciones han deslastrado la imagen del abogado. Sin embargo, La mayoría de los abogados sienten un profundo orgullo por su profesión y por eso trabajan con ética y probidad dejando muy claro la importancia del abogado dentro de la sociedad. Tenga siempre un abogado de confianza.

“Sin abogados, no hay leyes; sin leyes, no hay Derecho; sin Derecho no hay Justicia; sin Justicia, no hay nada”.

Nilmary Boscan Maldonado
Abogada

Compartir

0 comentarios: