Analistas: El petro no genera confianza en los actores económicos

Analistas: El petro no genera confianza en los actores económicos

Mientras el gobierno nacional informa, a cuenta gotas, cómo va a ser la puesta en práctica de la criptomoneda petro, prosigue el debate entre analistas del mercado virtual, economistas, parlamentarios, entre otros. Aun cuando en fuentes oficiales aseguran que la colocación de la moneda virtual de la revolución será un éxito y que cambiará la forma de hacer negocios entre Venezuela y el mundo, hay quienes aseguran que el petro no es una criptomoneda.

Para el periodista especializado en tecnología, Fran Monroy, “en la práctica, los petros son la emisión disfrazada de legalidad de bonos de la deuda del Estado. Representan la manera de saltar de manera creativa las sanciones de los Estados Unidos contra funcionarios del gobierno. Es un truco brillante que sirve para evadir restricciones de negocios en dólares mas no una criptodivisa”.

Considera que la transparencia en las operaciones no se podría garantizar pues el manejo de petro estará centralizado y regulado por el gobierno. “Eso empaña la idea de las negociaciones de criptomonedas que hasta el presente han sido muy abiertas, lo cual genera confianza entre los usuarios. En Venezuela no hay una legislación concreta sobre el tema y en teoría debe producirla la Asamblea Nacional electa en 2015 y no vemos que el gobierno tenga intención alguna de conciliar una ley con la AN”.

Añade Monroy que el monedero virtual que de soporte al petro estará vinculado con el carnet de la Patria, “que no es un instrumento de identificación legal; en ese aspecto el petro discrimina al potencial minero (negociador) que no tenga ese documento”, al tiempo que advierte que “en lo poco que se ha visto hay una tremenda opacidad en las informaciones que se suministran a los venezolanos”.

Como aspecto positivo de una criptodivisa, negociada libre y abiertamente, el entrevistado señala que “comprar monedas virtuales puede constituirse en una opción para compradores en bolívares. En un país en donde se estima que la inflación de 2018 es del 0,3% por hora y la inflación de un día es la que se reporta en un mes en Latinoamérica, es necesario que se preserve el poder adquisitivo”.

Insiste Monroy en que a pesar de la opacidad y de las dudas, el mercado venezolano de las criptodivisas puede ocupar espacios que deja el comercio electrónico. “En un país en donde solo el 9% de la masa monetaria está expresada en billetes reales, es una excelente iniciativa el incursionar en el comercio electrónico pero con libertad de acción y transparencia en el minado (negociaciones).

Entretanto, en la Asamblea Nacional hubo un debate sobre el petro y sus implicaciones legales. Varios parlamentarios de la Mesa de la Unidad Democrática fustigaron la apuesta de Maduro para evadir las sanciones financieras de los Estados Unidos. La mayoría opositora aprobó un acuerdo que declara la nulidad absoluta de todo lo relacionado con el petro.

Para Francisco Sucre, representante del estado Bolívar, “el petro es una deuda que irresponsablemente montó el gobierno en un contexto económico adverso, pues el PIB del país ha perdido 35 puntos en cuatro años. No habrá confianza entre los acreedores nacionales e internacionales para negociar con un gobierno que está prácticamente en default“.

Aseveró que “según Maduro esto (la emisión de petros) es un ejercicio de soberanía, pero el artículo 12 de la constitución de la República establece que los yacimientos, siendo de dominio público son inalienables e imprescriptibles. Es totalmente ilegal ese endeudamiento, de forma y fondo y el gobierno no puede respaldar la emisiones de petros con petróleo en yacimientos”.

Por su parte, Carlos Valero aseguró que “las criptomonedas crean burbujas que pueden arruinar a la gente. El Gobierno sólo quiere evadir el control de este Parlamento sobre el endeudamiento para según ellos resolver la crisis”.

Finalmente, Jorge Millán, vocero de Primero Justicia, advirtió que “este es un nuevo fraude disfrazado de soluciones a la crisis. Aquí la única novedad es que este gobierno ineficiente quiere resarcir la falta de producción con estos barriles virtuales, generando nuevo e ilegal endeudamiento”. También se preguntó: “¿Quién en el mundo confía en este Gobierno que debe $600 millones en bonos de Pdvsa?”

Fuente: El Pitazo

Compartir

0 comentarios: