Previous
Next
Ledezma: Jefes de servicios de inteligencia me dieron información del plan en mi contra (Vídeo)

Ledezma: Jefes de servicios de inteligencia me dieron información del plan en mi contra (Vídeo)

Ledezma: Jefes de servicios de inteligencia me dieron información del plan en mi contra
El ex alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, de 62 años, habla con periodistas en el Aeropuerto Internacional Camilo Daza en Cúcuta, Colombia
El preso político Antonio Ledezma, quien la mañana de este viernes logró burlar su arresto domiciliario y llegar hasta Colombia afirmó que recibió informaciones de Jefes de servicios de inteligencia del país sobre planes en su contra y a otros presos políticos venezolanos.
“Informaciones de buena fuente me hicieron saber que hay otra intenciones conmigo, y no quiero ser un rehén del gobierno, de una tiranía que busca perpetuarse en el poder, no quiero que me utilicen para doblegar a una oposición que pretenden convertir en un trompo servidor de una tiranía que busca perpetuarse en el poder (…) Jefes de los servicios de inteligencia me hicieron llegar la información no solamente del plan conmigo sino con otros lideres de la oposición”, expresó.
Con respecto a los encuentros de oposición y gobierno en República Dominicana, indicó que se pretende una “parodia” en este país, “no soy enemigo del diálogo, pero una cosa es el diálogo serio, y otra es la parodia que quieren hacer en República Dominicana”, expresó.

Asimismo, contó haber recibido una llamada del presidente Juan Manuel Santos, en la que compartieron palabras que abogan por la democracia venezolana. “El presidente Santos me hizo una llamada telefónica y esas palabras no son una solidaridad con la oposición si no con una democracia venezolana”, sostuvo.
Durante entrevista con Idania Chirinos, Ledezma denunció la crisis que atraviesa el país, sobre el funcionamiento de empresas como Pdvsa, al tiempo que lamentó tener que salir de su país. “Salir de la patria que nos parió a mi me cuesta mucho, es una paradoja lo que vivo”, sostuvo.
Hiperinflación, miseria y dictadura: Robert Mugabe, aliado del chavismo, llega a su fin

Hiperinflación, miseria y dictadura: Robert Mugabe, aliado del chavismo, llega a su fin

Hiperinflación, miseria y dictadura: Robert Mugabe, aliado del chavismo, llega a su fin
El chavismo parece haberse inspirado en el régimen africano para continuar imponiendo la miseria en Venezuela
En Zimbabue cayó Mugabe. Un alzamiento castrense terminó finalmente derrocando al dictador que llevaba más de treinta años en el poder. Y, aunque aún es muy temprano para saber que sucederá el golpe de Estado, la realidad es que parece haber llegado el fin al régimen dinástico que pretendía al sur de África.

Algo que podría ayudar a definir al dictador africano, son sus relaciones. Y una en particular fue bastante cercana: la que ha tenido con el régimen chavista. Ambos modelos hoy parecen compartir desgracias que han impuesto a sus sociedades: hiperinflación, miseria y el autoritarismo inherente a una dictadura.

El tirano del sur de África: De héroe a déspota

Robert Mugabe había sido el máximo líder de Zimbabue desde su independencia de Reino Unido en 1980. Inició como primer ministro de la nación y luego de una reforma, se convirtió en presidente.

Al principio se erigió como una especie de «Libertador», al ser uno de los principales propulsores de la independencia reconocida y por su lucha guerrillera en contra del Gobierno blanco y racista de Rodesia del Sur (antigua Zimbabue) —Mugabe fue financiado por los regímenes comunistas de China y Corea del Norte—.

Una vez lograda la independencia oficial, luego de sabotajes, atentados y presiones en contra del Gobierno, Robert Mugabe logra convertirse en primer ministro de su país gracias a unas elecciones —algo— democráticas. Entró a la política como un héroe entre la mayoría negra del país. Era aclamado porque, a pesar de sus característica intransigencia, había logrado presuntamente doblegar a un Estado ya en decadencia.

El nuevo primer ministro trató de mantener buenas relaciones con la minoría blanca que era capaz para que, al menos en un principio, su Gobierno pudiese mantener la estabilidad. No obstante, al mismo tiempo iba forzando un nuevo apartheid, pero ahora enfocado en contra del resto de los blancos. Aumentaba la tensión y las hostilidades. Y durante esta coyuntura, Mugabe aprovechó para ejecutar las denominadas limpiezas étnicas, en las que pudo acabar con la presencia de aquellos grupos que podían ser incómodos para su nuevo régimen: al menos 20.000 civiles fueron asesinados. Fue una campaña de «terror estatal».

En 1987 Zimbabue pasa a ser un régimen presidencialista luego de una reforma de la Constitución. Robert Mugabe, de esa manera, adquiría más poder. El nuevo presidente de la nación, respaldado por una aparente democracia, fue imponiendo poco a poco un régimen socialista que derivó en una grave crisis económica a finales de la década de los noventa. Responsable de hambruna, miseria, de alta mortalidad infantil y de una baja expectativa de vida. Además, de un desempleo del 80 % de su población.

Hasta este 14 de noviembre, Mugabe había logrado mantener la estabilidad de su régimen gracias a un férreo autoritarismo. Son muchas las denuncias de violaciones de derechos humanos en su contra. No hay libertades políticas ni civiles, y el terror se mantiene latente en la población. Es un régimen que, a pesar de que goza de cierta legitimidad democrática —podría ufanarse de varios procesos electorales—, logró convertirse en una de las dictaduras más longevas y crueles de la actualidad. Denunciada por varias naciones en el mundo —que han impuesto fuertes sanciones—; pero también, una dictadura con grandes e importantes amigos.

Zimbabue, una posible inspiración para el chavismo

Si se especula, se podría decir que el régimen de Zimbabue es una inspiración para la Revolución Bolivariana. Regulación máxima de precios, controles, enemigo de los empresarios; y lujos excesivos mientras toda una sociedad muere bajo la miseria. Es una insinuación que no podría estar muy lejos de la realidad, porque el africano y el chavismo tienen muy buenas relaciones.

Venezuela “expresa todo su apoyo al Gobierno independiente de Zimbabue en sus esfuerzos por la estabilidad y la paz en ese hermano país”, se lee en un comunicado de la Cancillería venezolana en diciembre de 2008, cuando el expresidente Hugo Chávez estaba en su gloria.

Leer mas en: es.panampost.com
Venezuela y su default parcial en cuatro preguntas

Venezuela y su default parcial en cuatro preguntas

Venezuela y su default parcial en cuatro preguntas

Venezuela fue declarada en default parcial por el impago de intereses de sus bonos globales, en momentos en que intenta refinanciar la deuda externa de unos 150.000 millones de dólares.

A continuación, qué es y qué consecuencias tiene un default.

– ¿Cuándo ocurre un default o cesación de pagos?

Un país es considerado en cesación de pagos o default cuando incumple total o parcialmente con sus acreedores. Estos pueden ser locales o extranjeros, e incluso organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En el caso de Venezuela -cuyo default parcial declaró este martes la calificadora de riesgos Standard & Poors (S&P)- lo que está en juego son créditos de inversores privados.

Caracas debía pagar el lunes 200 millones de dólares de rendimientos de dos bonos con vencimiento en 2019 y 2024. El pasado viernes tenía que cancelar otros 81 millones de un papel de su petrolera PDVSA.

Mientras, la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA), que agrupa a tenedores de deuda, evalúa si hubo un cese de pagos de un bono de PDVSA por 1.161 millones de dólares (capital e intereses), para así activar el pago de seguros.

En lo que queda de 2017 Venezuela tiene otros vencimientos por unos 1.470 millones de dólares, y el año entrante deberá pagar unos 8.000 millones de dólares.

Actualmente sus reservas son de 9.681 millones de dólares.

Los default no son inusuales: desde 1999 hubo 26 en todo el mundo, según S&P Global Ratings, y algunos países enfrentaron esa situación más de una vez.

Venezuela y su default parcial en cuatro preguntas
Ahora las colas también son en los bancos para conseguir el escaso efectivo
– ¿Quién declara o constata un default? –

Hay diversas formas de declarar o constatar un default.

El gobierno puede anunciar que no honrará sus pagos y automáticamente incurre en cesación de pagos.

El default puede ser también declarado por una agencia calificadora, como Moody’s, Fitch o S&P, que comunica públicamente que el país concernido no pagó y, en consecuencia, lo considera en cesación de pagos.

Una tercera posibilidad es que un acreedor privado anuncie que Venezuela no le pagó.

Y otra opción es que lo anuncie un organismo como el ISDA, con sede en Estados Unidos, que en los hechos es como un vigía de las deudas soberanas.

– ¿Cuáles son las consecuencias?

Para un país en default, la primera consecuencia es que se convierte en un paria de los mercados financieros internacionales. No consigue créditos y si lo logra es a tasas astronómicas.

En el caso de Caracas, además, el gobierno de Estados Unidos prohibió en agosto transar nuevos bonos de deuda de Venezuela y de PDVSA.

Los acreedores, a su vez, pueden eventualmente embargar activos en el exterior. Para Venezuela, lo más importante es la compañía Citgo, con sede en Estados Unidos, que refina y comercializa gasolina en ese país.

Entre los principales acreedores de Venezuela están China y Rusia pero también inversores, la mayoría de Estados Unidos, seducidos por los elevados rendimientos prometidos por Caracas dado lo mal considerada que está su deuda.

En el plano judicial, un país en default queda expuesto a eventuales represalias de países en los que residen los acreedores.

Además, el país queda etiquetado como “mal pagador”, lo cual complica y encarece la obtención de fondos frescos.

El FMI podría eventualmente promover un rescate, pero esa posibilidad no está siendo considerada por Caracas. Venezuela aún integra el FMI, pero cortó sus relaciones con el organismo hace 10 años.

– ¿Reestructurar, refinanciar?

Cuando un país cae en default puede refinanciar o reestructurar su deuda para modificar las condiciones del crédito que no puede afrontar.

Normalmente la refinanciación implica un acuerdo entre las partes para, entre otras cosas, modificar plazos o establecer períodos de gracia. En una reestructuración, el deudor, en cambio, impone obligatoriamente las nuevas condiciones al acreedor.

El gobierno venezolano se reunió el lunes el lunes en Caracas con acreedores, a quienes sin embargo no ofreció aún un plan concreto de renegociación.

Caracas ya pactó un acuerdo con Rusia por 3.000 millones de dólares y asegura que hay avances con China, a la que adeuda unos 28.000 millones.

Venezuela entra en default parcial de su deuda

Venezuela entra en default parcial de su deuda

Venezuela entra en default parcial de su deuda

Ahogada por la crisis económica, Venezuela entró en default parcial tras el impago de 200 millones de dólares en sus bonos globales, según la calificación de la agencia Standard & Poors, lo que amenaza con desencadenar el incumplimiento de su abultada deuda externa.

La agencia S&P, que se convirtió en la primera en declarar el default parcial de Venezuela, indicó que actuó luego de que se cumplieran los 30 días de gracia otorgados para pagar el cupón de los bonos 2019 y 2024.

“Hemos bajado dos calificaciones a ‘D’ (default) y bajamos la calificación de la deuda soberana en moneda extranjera a largo plazo a ‘SD’ (default parcial)”, indicó S&P en un comunicado.

La rebaja de la calificación ocurrió horas después de una reunión el lunes entre el gobierno de Nicolás Maduro y acreedores, a quienes no ofreció -como se esperaba- un plan concreto para renegociar la deuda soberana y de la petrolera PDVSA, de unos 150.000 millones de dólares en total.

Aunque los acreedores salieron decepcionados de la cita, que duró unos 25 minutos, el gobierno consideró que “inició con rotundo éxito el proceso de refinanciamiento de la deuda externa”.

El vicepresidente Tareck El Aissami, principal negociador, prometió la creación de mesas técnicas para “evaluar propuestas” en próximas citas, sin precisar fechas, dijeron a AFP participantes.

El Aissami declaró a la televisión oficial que Venezuela está “blindada”, pero acusó al gobierno de Donald Trump de “cerrar vías” al país con las sanciones financieras impuestas en agosto.

Maduro anunció el 2 de noviembre que su país buscaría “refinanciar y reestructurar” la deuda, debido a una “persecución financiera” comandada por Washington. “El default nunca llegará”, dijo el domingo.

Según el gobierno, acudieron a la cita inversionistas locales, de Estados Unidos, Panamá, Reino Unido, Chile, Portugal, Colombia, Argentina, Japón y Alemania; pero otras fuentes dijeron a AFP que varios extranjeros no asistieron pues Washington sancionó a El Aissami, prohibiendo a sus ciudadanos tratar con él.

“Las sanciones de Estados Unidos sobre Venezuela y funcionarios del gobierno probablemente resulten en una larga y difícil negociación con los tenedores de bonos”, opinó S&P.

Default esperado

Un incumplimiento puede declararse por el gobierno, los grandes acreedores o las agencias calificadoras.

En Nueva York, la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA), que agrupa a tenedores de deuda, se reunió el lunes para determinar “si ha ocurrido un cese de pagos” de un bono de PDVSA, por 1.161 millones de dólares.

El gobierno asegura que transfirió esos recursos, pero los acreedores no los habían recibido. La evaluación de ISDA seguirá el martes y si es negativa desencadenaría el pago de los seguros CDS (Credit Default Swaps).

Caracas no ha aclarado si pagó otra cuota vencida el viernes, de 81 millones de intereses de un bono de Pdvsa.

Con reservas internacionales de solo 9.700 millones de dólares, Venezuela debe pagar en lo que resta del año al menos 1.470 millones de dólares y para 2018 tiene obligaciones por más de 8.000 millones.

“Muy probablemente podríamos considerar cualquier reestructuración venezolana como un intercambio de deuda en apuros y equivalente al default dada la liquidez externa altamente restringida”, indicó S&P.

Los analistas vaticinaban que llegaría el default, aunque divergían sobre el plazo.

China y Rusia, ¿el salvavidas?

Maduro anunció avances en negociaciones con sus aliados China -al que se adeuda unos 28.000 millones- y Rusia, que esta semana firmará un acuerdo que reestructura 3.000 millones de los 8.000 millones que le debe Venezuela.

La firma está prevista para el miércoles, indicó a la AFP una fuente cercana al gobierno ruso. El ministerio de Finanzas ruso rechazó confirmar esta información y no prevé ningún acto público, mientras que la embajada de Venezuela en Moscú anunció una conferencia de prensa para ese día.

Por otra parte, el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Geng Shuang, dijo que “la cooperación sino-venezolana en materia de financiamiento se desarrolla normalmente”.

“Pensamos asimismo que el gobierno y el pueblo venezolano tiene la capacidad de resolver el problema de la deuda de su país”, agregó.

China y Rusia boicotearon junto con Bolivia y Egipto una reunión informal en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre Venezuela, en la cual Estados Unidos calificó a Venezuela como “una amenaza”.

Sumándose a las sanciones de Estados Unidos y Canadá, la Unión Europea adoptó el lunes medidas que impiden a empresas europeas entregar a Venezuela armas o equipos para “represión interna”.

La UE creó también un marco jurídico de sanciones contra autoridades y entidades venezolanas acusadas de violar derechos humanos. Caracas calificó las medidas de “hostiles” y citó al cuerpo diplomático europeo para este martes.

Con el desplome de los precios del petróleo, fuente de 96% de divisas del país, el gobierno recortó drásticamente importaciones para pagar deuda, provocando severa escasez de alimentos y medicinas.

Según Eurasia Group, Maduro busca “liberar recursos” para importaciones de cara a las presidenciales de 2018; pero luego empeorará la crisis y Venezuela enfrentaría litigios y posibles embargos de activos de PDVSA, como CITGO, su filial en Estados Unidos.

Leer mas en: El Estimulo
EE.UU. dice que Venezuela es un "narcoestado violento" que amenaza al mundo (Vídeo)

EE.UU. dice que Venezuela es un "narcoestado violento" que amenaza al mundo (Vídeo)

EE.UU. dice que Venezuela es un "narcoestado violento" que amenaza al mundo
Así lo señaló la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, en una reunión informal del Consejo de Seguridad sobre la crisis venezolana impulsada por su país
Estados Unidos aseguró hoy en Naciones Unidas que Venezuela es cada vez más un "narcoestado violento" que supone una amenaza para la región y para todo el mundo.

Así lo señaló la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, en una reunión informal del Consejo de Seguridad sobre la crisis venezolana impulsada por su país.

Haley criticó que varios miembros del Consejo optasen por no participar en el encuentro y lo atribuyó a una supuesta "presión" del Gobierno venezolano para que lo hiciesen.

Según la diplomática, el hecho de que el Ejecutivo de Nicolás Maduro haya buscado limitar la participación en la cita es muestra de que es "culpable" de los problemas que se aprecian en el país.

Haley denunció que Venezuela vive una de las situaciones "más trágicas" del mundo, pero subrayó que la crisis es "más que una tragedia humana" y "plantea una amenaza directa a la paz y seguridad internacional".

La diplomática estadounidense acusó al Gobierno de usar la violencia, de una represión masiva y, en definitiva, de "mostrar su verdadera cara como una dictadura".

"Les estamos observando. No nos engañan", dijo Haley a las autoridades de Caracas, antes de dirigirse al pueblo venezolano para pedirle que no "pierdan la esperanza".
Según Haley, "el mundo está cada vez más unido en sus esfuerzos para restaurar los derechos humanos y las libertades fundamentales" en el país y "la justicia llegará a Venezuela".
Carlos Herrera: Socialismo, antivalores y el ocaso del trabajo productivo

Carlos Herrera: Socialismo, antivalores y el ocaso del trabajo productivo


Carlos Herrera: Socialismo, antivalores y el ocaso del trabajo productivo
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
La política sistemática de indiferencia, complicidad y estimulación por parte del gobierno nacional frente a decenas de acciones vandálicas contra establecimientos comerciales privados en las últimas semanas deja al descubierto para cualquier inadvertido que no asistimos a actos aislados o accidentales, sino que se trata de una herramienta más para apretar las tuercas de la maquinaria estatal abusiva y opresiva en rumbo hacia el despeñadero socialista. Recordemos que uno de los objetivos históricos concebidos por los padres intelectuales y posteriores acólitos de esta retorcida ideología apuntaba justamente a la abolición de la propiedad privada y del “Estado burgués”, aquella efigie que sirvió para ocultar su contenida envidia y malestar hacia la naturaleza del hombre tal cual es –ver El origen del hombre, de Charles Darwin–, un ser finito e imperfecto con grandes potencialidades por descubrir y materializar en libertad, lejos de todo reduccionismo, determinismo, idealismo surreal o pretensión de decisión sobre los asuntos esenciales de vida de aquel por terceros “más sabios” que disponen y planifican a placer violando derechos personales, en tanto estructuran unas condiciones de vida que alejan a los seres humanos de la más simple y trascendental pregunta de la conciencia individual: quién o qué queremos ser y hacer.
Hoy Venezuela se ha convertido en un campo de experimentación de prácticas no solo violentas contra derechos y propiedades ajenas sino, quizá más preocupante aún, criadoras de antivalores en el tejido social, de esa médula consustancial con la moral civilizada que debe portar cualquier persona digna para alcanzar su bienestar, vivir en sociedad con otros de forma pacífica y cooperativa mejorando la calidad de vida del conjunto. Robar, mentir, incumplir la palabra empeñada, manipular, delatar, propagar desconfianza, traicionar y comprar conciencias, son solo algunos de los métodos a través de los cuales el régimen socialista persigue corromper a los venezolanos, quebrando a los “enemigos” –como bien lo afirman sus cabecillas constantemente– en el plano espiritual, hasta hacerle creer que su destino ya no depende de sí mismo o, lo que es igual, que no hay un destino más allá de la tiranía gubernamental y es ella la única que puede garantizar la supervivencia de la población, aislando cada vez más a la personas en confusión, desesperación y dolor dentro de una espiral de caos social.
Uno de los valores angulares de la sociedad moderna es el trabajo, plasmado a través de la puesta en práctica de nuestras capacidades, por medio del esfuerzo físico y mental, en el proceso productivo de generación de riqueza, así como en la resolución de problemas cotidianos en los diversos ámbitos de la existencia, en aras de mejorar nuestra situación individual y, como derivado, contribuir a la optimización de las condiciones de vida de todos.

En su obra La riqueza de las naciones, Adam Smith repasa algunas de estas premisas en relación con la importancia del trabajo y la consecuente división que de él surge, así: “En una sociedad civilizada el hombre estará constantemente necesitado de la cooperación y ayuda de grandes multitudes (…) Y así, la certeza de poder intercambiar el excedente del producto del propio trabajo con aquellas partes del producto del trabajo de otros hombres que le resultan necesarias, estimula a cada hombre a dedicarse a una ocupación particular, a cultivar y perfeccionar todo el talento o las dotes que pueda tener para ese quehacer en particular”. Incluso Max Weber reconocería varias de estas características en su libro Economía y sociedad, al decir que “el óptimo en el ejercicio del trabajo sólo se alcanza mediante especialización racional y continuada (…) la inclinación al trabajo siempre ha estado condicionada por un fuerte interés propio en el éxito”.

Desafortunadamente, en estas horas tétricas la nación resiste los embates de este caos social incitado desde el poder, por medio de diversos mecanismos entre los que se encuentran los saqueos, que incapacitan no solo a los locales comerciales, abastos y empresas de ofrecer sus habituales productos y servicios, sino que liquida el elemento central del trabajo privado, aquella forma de empleo que depende de las inversiones y de la generación de riqueza para aumentar el salario real de los trabajadores, y no mediante emisión de moneda sin respaldo, subidas arbitrarias de impuestos o precios elevados de materias primas para financiamiento gubernamental ilimitado –cuando no de corrupción– como ocurre en no pocas ocasiones en el sector público, a costa del expolio de unos para dar a otros mediante la redistribución de la riqueza, verdadera concreción del juego de suma cero y bandera de un peligroso concepto de justicia social –ver trabajos de F. A. Hayek y Leszek Kolakowski al respecto.

De esta forma, los saqueos, así como el aumento del salario mínimo en condiciones de improductividad severa y los controles de precios, componen la fórmula de destrucción gradual del trabajo y la propiedad privada, que hoy intenta avanzar desesperadamente ante la pérdida de fe de muchos venezolanos en la fantasía colectivista, aquella que de pronto se esfumó y lo teletransportó a esta realidad de aislamiento, inseguridad y pobreza. ¿Lo lograrán? Dependerá de nosotros, los ciudadanos, el permitirlo o no.

Twitter: @Ca_HerreraO
@ManuelRosalesG en La Pata del Colibrí habla de sus propuestas y explica el "Si me matan y yo me muero"

@ManuelRosalesG en La Pata del Colibrí habla de sus propuestas y explica el "Si me matan y yo me muero"

@ManuelRosalesG en La Pata del Colibrí habla de sus propuestas y explica el "Si me matan y yo me muero"

@ManuelRosalesG en La Pata del Colibrí habla de sus propuestas y explica el "Si me matan y yo me muero"

La Pata del Colibrí 1 El Diálogo de VP y PJ con Nicolás


La Pata del Colibrí 2 Economía el peor enemigo de Nicolás



La Pata del Colibrí 3 @ManuelRosalesG explica el "Si me matan y yo me muero"



La Pata del Colibrí 4 Atrevida propuesta de @ManuelRosalesG

Es oficial: Venezuela cae en default por impago en bonos de USD $650 millones

Es oficial: Venezuela cae en default por impago en bonos de USD $650 millones

Es oficial: Venezuela cae en default por impago en bonos de USD $650 millones

Este viernes 11 de noviembre Venezuela cayó oficialmente en default tras entrar en incumplimiento de pago al dejar de cancelar los intereses de un bono valorado en USD $650 millones.

La firma Wilmington Trust, fiduciaria del título, informó en un comunicado enviado a la Bolsa de Luxemburgo, que el país suramericano mantiene millonaria deuda a través de la compañía eléctrica venezolana Corpoelec.
Venezuela tenía que pagar sin dilación unos USD $28 millones por intereses demorados desde principios de octubre del bono de la antigua Electricidad de Caracas, que luego de ser nacionalizada en 2007 pasó a ser parte de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec).

Tras no haber recibido los recursos a tiempo, los acreedores harán el reclamo legal no solo por los intereses no cancelados, sino por la emisión completa, la cual es de USD $650 millones.

Además de este, el país tiene pendiente otros seis títulos de deuda, incluyendo el de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).
“La incapacidad del emisor de pagar los intereses vencidos de las notas constituye un Evento de Incumplimiento en virtud de la Sección 5.1 del Contrato de Fideicomiso “, escribió Wilmington Trust en la carta a los tenedores de bonos.

Ahora, los tenedores de bonos pueden argumentar que Corpoelec y PDVSA son la misma empresa y pedir el embargo de bienes de la petrolera; sin embargo para ello se espera una larga batalla legal.

La situación representa un cambio de actitud del Gobierno socialista del presidente Nicolás Maduro, que hasta ahora había cancelado puntualmente los intereses del título que vence en abril de 2018.

Cabe destacar que el próximo viernes también vence el plazo de 30 días que PDVSA tiene para cumplir con el pago de unos USD $80 millones que quedaron pendientes por los intereses a principios de octubre de su bono PDVSA 2027.

El régimen de Nicolás Maduro también tiene hasta el lunes para cancelar otros USD $200 millones en intereses de otros títulos, que están pendientes de pago desde octubre.